La música antigua.

Ante todo, respeto muchísimo el trabajo de investigación que han realizado y realizan muchos músicos para comprender en la medida de lo posible cómo se componía y cómo se interpretaba en épocas pasadas, con la finalidad de ser lo más fieles posibles a la estética del momento. Trabajo admirable por parte de quienes estudian para intentar llegar a conocer y que conozcamos mejor la música antigua en su esencia. Asimismo igual reconocimiento a los músicos que tocan el repertorio antiguo con instrumentos de la época y nos hacen llegar sus versiones, muchas muy interesantes, de la música de la época. Sinceramente, gracias a ellos podemos tener una mejor referencia de esta música.

 

Está claro que aquí también interviene una buena parte de la estética de cada uno de los estudiosos, y los estudiosos más objetivos dejan siempre claro que nunca vamos a llegar a saber cómo se tocaba exactamente. Tal es así, que desde que empezó la moda de tocar a la manera de la época ha habido numerosas interpretaciones, bastante diferentes entre sí, y todas ellas respetables, por supuesto, unas más que otras.

 

Está bien que se ponga de moda la música antigua, aunque como con todas las modas, se corre el riesgo de caer en el populismo, del que quizá muchos autores de la propia música huían, como podemos conocer por la escasa biografía que ha llegado a nuestro tiempo de algunos de los autores. Con este auge de la moda, es fácil dejarse llevar a extremos que, con el paso del tiempo ya se han podido superar. Asimismo las características de los instrumentos antiguos no son las mismas que existen hoy, ni tan siquiera en la construcción de las réplicas de los propios instrumentos antiguos.

 

A mi me encanta la música antigua. El reto que es encontrarte con una partitura escrita en tablatura y, gracias a esos estudios, poder transcribirla, como es mi caso, para guitarra española y traerla de nuevo a la vida. Tal como pasa con cualquier obra escrita, es parte de esa magia que supone interpretar lo que una persona escribió un día en un papel y hacer música, y quizá cuando tocas una obra que fue escrita hace tanto tiempo se hace más mágico aún. Entiendo que también se toque en un laúd, o en una vihuela o guitarra barroca, en caso de la música barroca, etc., instrumentos todos ellos encantadores. Aunque la moda es tocar con instrumentos originales, para mí es como decir que las obras de Bach no se puedan ejecutar en piano, porque este instrumento no existiera en su época. Si Bach hubiera tenido un piano, lo hubiera utilizado. ¿Por qué no utilizar la guitarra actual para ejecutar la música antigua?

 

En cuanto a la ejecución se refiere, la verdad es que tiendo a ser simple: intento trasladarme a aquella época, y tal y como soy hoy, que la verdad me considero más una persona del Renacimiento que una propia del siglo XXI, dejarme llevar y tocar la música, imaginando aquellos rincones que han llegado a nosotros a través de los cuadros y de los escritos de la época, pero con una mentalidad que igual para aquella época estaba fuera de los cánones de estética marcados, bien porque fuera más avanzado o más retrógrado. Todo ello, viviendo en el siglo XXI, con los paisajes y lugares de la actualidad. Me veo más como un músico de la calle, quizá, tocando en cualquier plaza.

 

Creo en una ejecución fresca de la obra, da igual la época en este caso, pero que parezca que surge en ese mismo instante que se ejecuta, que no se note todo tan preparado; prefiero un error a una ejecución perfecta y que suene todo como muy estricto. Y es esta la parte de la ejecución de la música antigua que a mi me gusta. Aunque sea música escrita, se puede ejecutar dejándote llevar por los sentimientos y sensaciones del momento, y esta misma ejecución alimente a su vez más sensaciones y sentimientos mientras ejecuto la obra. De esta manera la música siempre sonará fresca. Lo que está claro es que no podemos olvidarnos de todo lo que hemos aprendido en todo este tiempo, de todo lo que hemos asimilado, porque aunque queramos, siempre estaremos influidos por toda la música que hemos aprendido y escuchado de tantos y tantos compositores y tantísimos intérpretes. Todo esto influye en nuestra forma de hacer música también. En músicas del período clásico o romántico, quizá no haya tanto lugar a una interpretación tan libre, ya que parece llevarte por un camino mucho más definido, hacia una dirección. En música del Renacimiento o del Barroco, esto es mucho más libre.

 

Estoy de acuerdo con que al tratar la polifonía hay que destacar todas las voces, no se puede ejecutar los bajos o segundas voces como si fuera música acompañada, ya que en polifonía todo “tiene que sonar”, pero no estoy de acuerdo en aspectos tales como que hay que recortar un poco la duración de las notas, pues los instrumentos de la época e incluso las propias salas donde se ejecutaban pudiera ser que no propiciaran la duración del sonido y por eso parece prohibido tocar un sostenutto. Todos los matices que se han ido incorporando a la música son válidos para interpretar, máxime cuando antiguamente no se escribían esos matices en la partitura tal como se hace en la actualidad, entiéndase un stacatto, fortissimo, piano, etc. ¿Por qué tenemos que limitar nuestra expresividad? En ocasiones, quizá se haga por dejarse llevar o por cumplir con los nuevos cánones que imponen algunos a la hora de ejecutar la música antigua, pero aquí es donde digo que nadie puede imponer una estética, que luego en unos años ya quedó caduca nuevamente, para la ejecución de esa música, pues siempre está el criterio del intérprete, que yo defenderé siempre. Está claro que hay que hacer un trabajo de estudio de la obra, que hay que usar el metrónomo para medir bien e intentar leer todo el discurso de la obra, fraseo, etc., pero una vez realizado este trabajo, es cuando reivindico mi libertad a expresarme, tal como mencioné en el apartado anterior, respetando la esencia de la obra. Y valoro, como ya dejé claro al principio, la dedicación de tantas personas, que a su vez han aportado cosas muy positivas, pero que yo entiendo más como un aporte de recursos técnicos y expresivos que como un dogma, y seguro que muchos de ellos, lo sé, así lo piensan también. Lo verdaderamente importante es la música y la musicalidad, respetando la esencia de la obra pero respetando la forma de expresarse cada intérprete. Por eso el lenguaje, que usamos en la comunicación diaria los seres humanos está vivo, y por eso cada persona es como es, porque se expresa como quiere, sabe o puede.

 

Por otra parte, al igual que cuando un intérprete o compositor escucha una grabación realizada años atrás, y se escucha a sí mismo pasado el tiempo, encuentra aspectos que ejecuta de manera diferente, incluso en un tempo más rápido o más lento, con otros matices, etc., se me ocurre que si los compositores de la Edad Media o del Renacimiento tuvieran la oportunidad de ejecutar hoy su música, también lo harían de manera diferente, porque como personas que son, evolucionan. Para mí esta es una razón más para no ser tan “conservadores”, aún tocando instrumentos antiguos.

 

Todo esto no quiero que se interprete como una crítica a los músicos que interpretan música antigua con criterios puramente históricos. Está muy bien que se investigue y se represente la música con los cánones establecidos en la época, como una visión histórica, ya dije desde el principio que respeto el trabajo que realizan en este sentido, pero como músico creo que no es el único camino. Por eso expongo esta reflexión tanto para músicos como para el público que asiste a los conciertos o compran la música, además de ser una exposición de mi manera de entender la música en general, por si a alguien le pudiera interesar, cosa que desde luego, es pretenciosa por mi parte.

Anuncios

Acerca de Proyectopcd

Utilizo la música, fotografía o los relatos para poder vivir mi utopía.
Esta entrada fue publicada en Artículos, Guitarra, Música, Musica y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La música antigua.

  1. proyectopcd dijo:

    Muchas gracias Salva por tus comentarios. La verdad es que anima mucho que el trabajo se vea recompensado, no sólo por el hecho del reconocimiento expresamente, sino también por la conexión que se establece al compartir experiencias y opiniones.

  2. Salva dijo:

    Paco, he estado mirando tu blog y me parece muy interesante lo que estás haciendo. También he escuchado un par de veces tus composiciones y me gustan mucho, especialmente las dos que has puesto de guitarra.
    Estoy de acuerdo con lo que dices en este artículo sobre la forma de interpretar la música antigua, algo que fácilmente podríamos trasladar a la interpretación en general. La música es ante todo una experiencia vital, una forma de comunicación bellísima que evoluciona tanto en el tiempo como en el momento de la ejecución. La belleza formal existe y hay que respetarla pero también hay que dejarse llevar por la experiencia única de una interpretación personal.
    Me alegra haber encontrado este blog que seguiré en adelante.
    Un cordial saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s