La otra vida. Relato

Hace dieciocho meses nunca pudo imaginar que su vida iba a transcurrir tan aprisa como desdichada. Desde que su marido murió en accidente laboral se había puesto a buscar trabajo. Dos años antes había renunciado a su puesto de trabajo en una multinacional porque quería dar a su hijita la mejor educación dentro del seno familiar, cosa que su empleo de ocho a cinco de la tarde le impedía.

Nunca pudo encontrar trabajo porque con una niña de tres años ningún empresario estaba dispuesta a contratarla, ya que no podía tener dedicación exclusiva, o cualquier otra disculpa, a parte del ya le llamaremos. Si al menos hubiera contado con una indemnización que le ayudara en su vida de viuda junto a su hija, sería todo más llevadero, pero el juez dictaminó que el accidente laboral fue por culpa de no observar las medidas de seguridad laboral el trabajador, por lo que no procedía indemnización alguna, toda vez que era una negligencia. Si los demás compañeros no se hubieran puesto de acuerdo con la empresa para declarar a favor de ésta, cuando lo cierto era que en la empresa no existían los medios de protección suficientes, ahora su vida sería otra, amarga también, pero más vivible.

Sin pensión, ni indemnización ni trabajo, sólo le quedaba la ayuda que la crisis había reducido notablemente. Pero el banco no entiende de estas cosas. Tras dos meses de no haber podido afrontar el pago de la hipoteca, le llega un mal día el requerimiento de ejecución que la dejaba con su hija en la calle, dependiendo de la bondad de la gente. Pero claro, para eso está asuntos sociales, para ayudar a la gente que lo necesita. Por esta razón, se hacen cargo de su hija, asumiendo la patria potestad de la niña, porque su madre no tenía los medios suficientes para poder cuidarla como se merece.

El día de su funeral, el sacerdote, haciendo gala de su bondad, pidió el perdón de sus pecados y que el Señor no tuviera en cuenta su debilidad, al haber acabado con su vida, y la acogiera en su seno.

Anuncios

Acerca de Proyectopcd

Utilizo la música, fotografía o los relatos para poder vivir mi utopía.
Esta entrada fue publicada en Relatos y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La otra vida. Relato

  1. proyectopcd dijo:

    Sí, la verdad es que se me quedó mal cuerpo cuando lo terminé. Pero me salió como una forma de reflexionar sobre estos tiempos que van a velocidad de vértigo y no nos paramos a pensar a dónde vamos de esta manera. Es mi pequeño aporte.

    Saludos Salva.

  2. Salva dijo:

    Es duro el relato y, sin embargo, bastante verosímil. ¡Qué tiempos!
    Un abrazo Paco.

  3. proyectopcd dijo:

    Sí. En realidad el texto está hecho para que cada uno termine de completar la historia, ya sea de la experiencia propia o de su imaginación. Y por supuesto, abrir un espacio para la reflexión.

    Saludos.

  4. micromios dijo:

    Lo difícil a veces no es morir, a veces es vivir. Se podria hacer un buen debate y con el texto
    Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s