Presentación

Siempre me he identificado con el período del Renacimiento, aunque ahora esté tan de moda este concepto y para algunas personas suene cursi. Lo he sentido siempre así, a pesar de las modas, más que por dedicar parte de mi tiempo a diversas actividades artísticas o creativas, por tener curiosidad por diversas formas de expresión y de conocimiento.

Cuando trabajo con alguna fotografía, o una obra musical, tanto cuando compongo como cuando preparo repertorio con la guitarra española o últimamente, cuando escribo algún relato, lo más difícil es saber cuándo dar por finalizado el trabajo. Desde luego en la ejecución musical este trabajo nunca acaba, pero este es otro tema. Por esto, cuando no se publica el trabajo, ya sea una composición, una grabación en el caso de la guitarra, mostrar una foto cuando ya está hecho el trabajo de laboratorio o poner el punto y final al escribir un relato, siempre queda la sensación de algo inacabado. Pero lo que es peor, la sensación de no saber para qué o por qué se está trabajando.

De ahí la importancia de saber que algún día, eso lo va a ver o a escuchar alguien. Y eso hace que a su vez el trabajo sea más metódico, uno tenga más interés por él, cuide más los detalles e intente superarse un poco más cada día. Y un buen día decidí crear este blog.

Siempre tratamos de satisfacer nuestro ego, pero creo que es importante que lo que hagamos tenga una finalidad. El fin de una obra, primero, es satisfacer una necesidad personal de expresar algo, y finalmente, compartirla con los demás,  aprender de sus críticas o sus opiniones, de la visión que los demás tengan de nosotros por lo que hagamos, o simplemente, de lo que hacemos. Todo esto hace a su vez que nos conozcamos cada día un poco más a nosotros mismos y seamos al mismo tiempo un poquito mejores.

Finalmente, agradezco a mi Juana la cerámica que hizo para mí con tanto cariño y que añadí a la cabecera de este blog.

Anuncios